Construcción del nuevo Santuario en 1950





Después de la inundación, con donaciones y eventos realizados para recoger fondos, los soposeños construyeron el nuevo santuario en menos de dos años.